Preboda de un bonito reencuentro

A veces la vida te da segundas oportunidades y se producen felices y bonitos reencuentros. Tal vez han transcurrido varios años, pero parece que el tiempo no ha pasado. De igual manera, hay momentos que enseguida te das cuenta de la complicidad y el buen feeling que transmite una pareja. Con David y Paloma me sucedió algo parecido. Parecía que nos conociamos de siempre. Quedamos un caluroso dia de junio para charlar de su boda y conocernos en el Restaurante El Ninot y, casi sin querer, salió una sesión de preboda alegre y simpática. Brindo por los bonitos y felices reencuentros.

Guardar

Deja un comentario