Preboda colorida en un campo de amapolas

Durante las tres primeras semanas de mayo son su época de floración más importante, por eso los campos se llenan de amapolas en flor. Podemos verlas en lugares donde la actividad del hombre se deja notar.

También pudismo disfrutar de las monasterio visigodo de Nuestra Señora de Melque. Es un yacimiento visitable que comprende la iglesia, declarada Bien de Interés Cultural con categoría de monumento. El enclave está en el municipio toledano de San Martin de Montalbán. Se trata del conjunto monástico más antiguo que se conserva en la Península Ibérica, construido en torno a una antigua villa romana.

La primavera nos ofrece lugares mágicos para hacer una sesión de preboda como son los coloridos campos de amapolas. En las cercanías de La Puebla de Montalbán encontramos un buen ejemplo. El contraste del verde de las espigas, el rojo intenso de las amapolas y el azul de un cielo limpio y despejado resultó muy atractivo para este reportaje de preboda.

Fue una tranquila jornada protagonizada por una bonita pareja feliz e ilusionada ante su próxima boda. Hubo momentos de risas, de miradas de complicidad, de dulces besos, de palabras y susurros, de paseos al atardecer.

Las sesiones de preboda se pueden hacer en cualquier lugar que a la pareja le resulte bonito y agradable o que tenga alguna connotación especial para ellos. Aqui podeis ver otros ejemplos de prebodas en parques urbanos o en medios rurales.

Finalmente, un acogedor manto de estrellas sirvió de despedida de esta sesión de preboda en un campo de amapolas.


Deja un comentario